FRÍO COMO EL HIELO (PARTE I)




  • Título original: “Cool as ice”.
  • Título en español: "Frío como el hielo".
  • Director: David Kellogg.
  • Guión: David Stenn.
  • Cast: Vanilla Ice, Kristin Minter, Michael Gross, etc.
  • Año: 1.991.
  • Especialista de BlogCaspa que se ha atrevido a analizar este ñordo: Dani.





    Después de semanas de trabajo, por fin os puedo traer la crítica que tantos dolores de cabeza me ha traído. En vez de enfocarla como una crítica más, dada la naturaleza absolutamente delirante de la película, me lo he tomado con más cachondeo (si cabe) así que la he dividido en dos partes y tratándola con más seriedad que sus propios autores.
Quizás me he pasado de barroco, pero la peli bien vale la pena. Espero que os guste.

    Por cierto, mirad al póster de la peli, ¿No os encantan esos pantalones?

    Antes de nada, quiero comunicaros que me he aproximado a este atroz cagarro de película, si se le puede llamar así, con un ánimo artístico; creo que hubo alguna intención oculta del director para enmascarar esta película como la típica comedieta para adolescentes hiperhormonados y faltos de modelos de conducta, cuando evidentemente no lo es.
Iremos desentreñando todo este plan poco a poco.

    Supongo que si nacisteis antes de la explosión del Challenger ya conocéis la vida y milagros de don Robert Matthew Van Winkle, más conocido para el mundo como Vanilla Ice. Hablar sobre este hombre del renacimiento que canta, baila y produce es tarea demasiado ardua para mi, así que por favor, visitad este link.

    La vida no ha sido demasiado justa con Vanilla, y sus bajadas de popularidad, a pesar de que a los demás y a mi mismo me causaron extrema hilaridad (la anécdota que dice que repartía CD's gratis a su público y éste los devolvía, debe destrozar el ego de cualquiera) ha hecho que con el tiempo le acabes cogiendo cariño al tipejo este. Y es que destrozar el "Under pressure" de Queen + David Bowie no debe ser bueno, y Freddie Mercury, viendo que su hora se aproximaba, debió lanzarle una maldición vudú-hindú y así acabó luego el pobre Robert Matthew Van Winkle.
Pero dejemos de lado su carrera musical y centrémonos en su carrera cinematográfica.

    Fresco del rodaje de sus afamados videoclips, Robert vio que su futuro estaba también no solo en las ventas de discos, sino también en las ventas de películas. Colaboró en "Las Tortugas Ninja 2: El secreto de los mocos verdes", obra que con semejante título no suscitó mucho el interés de fans del neorrealismo italiano, el dogma y Woody Allen. El caso es que allí Vanilla encontró su segundo amor: las cámaras, a pesar de no tener muchos minutos en la película.



    El romance continuaría con la película que nos atañe, "Frío como el hielo", o "Cool as ice" en su título original. "Cool" ya sabéis que significa "helado, frío", pero también "guay", así que el juego de palabras, ingenioso como pocos, presentaba a Vanilla Ice como el tipo más enrollado del mundo.

    Todo pintaba bien: Vanilla Ice is in da house, un buen coro de palmeros (o en este caso raperos, todos de color, para darle más ídem a la cosa), la Universal detrás poniendo billetes (el que dio luz verde a este engendro debe de estar en un McDonald's seguro), música de Stanley Clarke, que bien seguro tenía deudas de drogaína o chulos que pagar y finalmente la verdadera estrella en la sombra: David Kellogg, flamante director.
Desconozco si el bueno de David lleva en sus venas el legado de la legendaria marca de cereales, pero su aportación en el film es capital en su estrepitoso fracaso (o éxito artístico).

    Vamos a ver. Si quieres hacer una película de un actor novel, o cantante pintamonas, como es el caso, tienes que confiar en un artesano experto en estas lides. En vez de eso, contratan al bueno de Kellogg, ¡que sólo había dirigido videos de Playboy! Con semejante bagaje, está claro que todo pintaba a fotografía colorista, primeros planos de entrepierna y muchas, muchas elipsis.
Si seguimos la carrera de semejante artistazo, veremos que no solo siguió dirigiendo videos de Playboy, sino que le dieron proyectos como el video "Jam" de Michael Jackson (quizás se sintió a gusto al estar cerca de un pornógrafo como él) y, esto sí que tiene tela: "Inspector Gadget" ¡Pero si es de la puta Walt Disney Productions! Si el viejo fascista de Walt viera que contrataron a un director de Playboy para enponzoñar los planos de una supuesta obra de entretenimiento familiar y muy americano, seguro que se revolvería en su tumba de hielo particular. Cuando le reanimen, aparte de apoyar el KKK y la segunda venida de Hitler, estoy seguro que castrará a los productores.
Como colofón de una carrera tan distinguida, acabó haciendo videos para Lionel Ritchie. Quizás después de filmar los extremos labios de Lionel decidió dedicarse a la cría del champiñón, ya que no ha vuelto a rodar nada más. Eso sí, se casó con la playmate Denise Michelle Tom, así que no debe ser tan tonto como parece.

    Volvamos a "Frío como el hielo", y ahora sí, sumerjámonos en el viaje iniciático de Vanilla Ice. He dividido la película en los pasos vitales que Vanilla atraviesa, dando a entender que estamos asistiendo al nacimiento de un héroe cuasi mitológico.


EL AMANECER DEL HÉROE


    La película empieza en plan videoclip, ¿cómo si no? Hasta cosas más comerciales como "El último boy scout" empiezan en plan videoclip. Cosas de inicios de los 90 (vaya década de mierda, por cierto). Fíjense ustedes bien en quien acompaña a nuestro ídolo:



    Tras siglos de ostracismo e incomprensión mutua, blancos y negros por fin han hallado un vínculo indestructible, que deja las rencillas atrás: el rap. Yo no entiendo de rap, es más, lo detesto, pero parece que el tipo lo hace bastante bien, se le ve seguro en lo que hace, y la verdad es que baila de muerte. En la peli Vanilla se llama Johnny, pero a mi no me da la gana de llamarle así. Él siempre será Vanilla Ice, puñetas.
En el inicio vemos el entorno natural de Vanilla, sus colegas —repito, todos de color, y raperos hasta la médula— y cómo al acabar el main theme de la peli ya se le acerca una lagarta a reclamar sus artes amatorias. El la despacha con un "contrólate, piba", que deja a la chica un poco confundida. No se ha hecho la miel para la boca del asno. 

    Con esta sencilla escena, David Kellogg cimenta la cualidad semental de Vanilla, además de presentarlo como un ser quiméricamente inalcanzable. Un héroe en ciernes.



LAS HABILIDADES DEL HÉROE


    Más tarde abandonan la discoteca para coger sus motos —o "burras", por favor, sírvanse mirar el diccionario que adjunto— y pegarse un garbeo por ahí. Recordad una de las leyes capitales del rapero: eres un ser libre. Puedes ir por donde quieras, transmitiendo tus pensamientos a velocidad infernal. Todo el mundo te adora cuando eres rapero.

    Desconozco si las escenas iniciales de "Hot Shots!" donde Topper Harley, uno de mis modelos de conducta, hace las payasadas con la moto junto a Valeria Golino están inspiradas en "Frío como el hielo", pero mucho me temo que sí.

    Vemos a Vanilla con su burra haciéndo el caballito y tal, cuando ve a una guapísima amazona cabalgando un caballo. Al ser un rapero, ergo, un ser libre como el viento, pega un salto con la moto por encima de la valla sin necesidad de rampa alguna, y se pone a hacer el gilipollas al lado del caballo. Obviamente, la chica cae del caballo y se pega una buena hostia. Vanilla va rápido a interesarse por ella.




LA DONCELLA QUE NO QUIERE SER RESCATADA POR EL HÉROE


    David Kellog, en otro alarde de tecnicismo y fuerza bruta artística, presenta a Cathy, la doncella del héroe, a bocajarro: le asesta un buen puñetazo a Vanilla. Suerte de su parka color naranja butano. Quizás era una Alpha, neng.

Así que aquí no hay damiselas en apuros que tengan la piel fina. No. Aquí las mujeres son duras, guerreras ("¡uh! ¡ah! las chicas son guerreeeras"... no he podido resistirme, lo siento). Olvidaros de la pánfila de la ex -mujer de Clint Eastwood o similares roles femeninos supeditados al macho de turno. Aquí hay un buen par de ovarios.

    La chica se va con su caballo a otra parte, pero algo ha sucedido, algo que ha dejado una marca indeleble en nuestro héroe rubio. "Creo que le molo", dice entre risas de guaperas, sabedor que su magnetismo hacia las mujeres le da una seguridad que el resto de los pobres mortales no poseemos. Ya lo sabemos desde que vamos al jardín de infancia: LOS QUE SE PELEAN SE DESEAN. Quedaros con esa afirmación porque es una de las claves de la película.




EL INCIDENTE CLAVE QUE TRANSFORMA AL HÉROE


    Siguen cabalgando hacia el pueblo. El típico pueblo residencial americano con casitas bajas con jardín. Después de ver "Eduardo Manostijeras", Kellogg comprendió que tenía que situar la acción en un enclave donde nuestros protagonistas estuvieran como pez fuera del agua, dando lugar a cómicas a la par que trascendentes situaciones. ¡Bien por la preclara visión de Kellogg! Joder, que pedazo de director. No entiendo como no le dieron alguna secuela de "Scanners" o "Karate Kimura".

    Y aquí, el "deux ex machina" se presenta como una intrascendente avería en la moto de uno de los colegas enrolladísimos de Vanilla. Tienen que buscar un taller mecánico. Detalle importante en el progreso vital de nuestro héroe.

    Cuando en la banda sonora de una película suena una música circense, sabes que algo divertido está a punto de pasar. O que el llamado "alivio cómico" está a punto de aparecer. Sea pues, conoceremos a dos simpáticas personas de la tercera edad que reparan motos. Stanley Clarke, se supone que puesto de coca hasta las cejas, no supo más que poner una música tan banal y estúpida como pudo, aunque bien mirado quizás quiso transmitir una innegable sensación vital.

    ¡La gente mayor mola, tíos!

    Los viehos quieren quedarse con las motos, así que empiezan a regatear y todo, ante la estupefacción de los protas. "Esta burra vale más que nuestra choza", afirma la vieha, acercando un poco más el mundo geriátrico y el enrollado. Como vemos, muchos puentes de diálogo se van desarrollando: blancos-negros, pijos-raperos, viehos-jóvenes. Todos los dejes de nuestra sociedad moderna encapsulados en apenas diez minutos de película. Pura poesía visual. La magia de Kellogg.
La choza de los viehos tiene unas diez bolas del mundo clavadas en palos en la entrada, y todo muy de colorines,hasta el tejado, pintado con motivos tardo-hippies. Muy 90's style.

    Finalmente, se quedan en la casa (LA GUARIDA DEL HÉROE) y mientras reparan la moto, hacen sus cosas. Por ejemplo, los colegas empiezan a enseñarnos uno de los más nobles artes del pueblo norteamericano: la elaboración de complicados sandwiches. Que Quentin Tarantino, en la segunda parte de "Kill Bill" copiara la escena, no es más que una señal de que hablamos de una obra maestra que sobrevive a modas. ¿Lo véis, incrédulos?

    Mientras, Vanilla no para de practicar sus bailes raperos, entrenando su cuerpo y su mente para futuros happenings raperos. No pierde el tiempo comiendo como un cerdo.



LA ENCARNACIÓN DEL MAL: LA NÉMESIS DEL HÉROE


    Mientras están en la puta casa, Vanilla observa que un deportivo blanco se para en la casa de delante. También es casualidad. Ya podéis imaginar quién va en él: la amazona y el estúpido de su novio. Aquí Kellogg nos presenta el mundo pijo, antítesis del mundo artístico-enrollado de nuestros colegas bohemios. CÓmo no, todo es tópico: el tipo es una burda encarnación de lo superficial: banal y frívolo. En cuatro frases sabemos que Nick, el novio de Cathy, es un pijo gilipollas (a pesar de que sean dos palabras sinónimas de por sí). De repente, Vanilla atraviesa la calle "cool as you'll never see", con paso decidido, y se planta en medio de la conversación.

    Conoce por fin el nombre de su dama, Cathy, o como él la renombra: Cathy... Cat. Y hasta el final de la peli la llama así. Cosas de ser un rapero guay: puedes llamar a la gente como te antoje.

    El choque de egos entre Vanilla y Nick no se hace esperar. Vanilla, que parece que esté actuando en un anuncio de gomina francesa, apretando las mandíbulas y entrecerrando los ojos, recibe el guante de Nick: "No te necesita". "Eso ya lo veremos", afirma Vanilla. Está claro que con Vanilla no se juega.

"Te pondré al loro", avisa Vanilla, Y aquí escuchamos la que es sin duda la frase de la película y momento más esperado en las convenciones de "Cool as ice", si es que alguna vez se realizan, claro:

"Drop that zero and get with the hero / Deja a ese mamón y únete al campeón" 



    Ya vemos en esta declaración de intenciones rimada que va a pelear duro por la dama.

    Cat ríe, claro, atraída por el irresistible desparpajo y descaro de arrabal que posee Vanilla. Todos sabemos que a las pijas les atraen mucho estos roles antagónicos a su papel en la sociedad. Seguro que la hija de la duquesa de Alba acabará con un fontanero u obrero de la construcción, atraída por su irresistible olor mezcla de hormigón rancio y colonia Brut.



EL ENTORNO DE LA DAMA DEL HÉROE


    Incomprensiblemente, las escenas que presentan a la familia de Cat se muestran ¡a cámara rápida y en plan charlotada! Las intenciones de Kellogg me son desconocidas, pero tratándose de él, seguro que esconden alguna críptica crítica a la sociedad estamental y a el elitismo de clases.
Cat sale por la tele con su caballo de mielda, acompañada de su papaíto, que no es otro que el tipo de las armas de las pelis de "Temblores". Otro con deudas de juego y/o droga.




LA REVELACIÓN. MUESTRA DE PODERES DE NUESTRO HÉROE


    Cuando Vanilla ve a la chica por la tele, tiene la revelación: ES ELLA. Ni nada ni nadie podrá ahora impedir que consiga salir con ella. La suerte está echada.

    Mientras, Kellogg empieza a desarrollar una apasionante subtrama, clave para el desarrollo del film. En un sórdido bar, un tipo gordo, feo y repulsivo ve esas mismas imágenes, reconoce al padre de Cat y presto llama por teléfono a algún sosias tan ominioso y desalmado como él. Más sobre esto luego.

    Volvemos a la casa de Cat: ella se da cuenta que Vanilla le ha mangado su agenda personal. He de deciros que en ningún momento del diálogo previo entre Vanilla y Cat se acercan a menos de tres palmos de distancia, pero aún así Vanilla se hace con la agenda. Cosas de ser rapero, ir en moto y ser enrollado. Quizás son poderes telequinéticos. El super-héroe rapero empieza a mostrar sus cartas sobrenaturales.

    En casa de los viehos las cosas se ponen feas: al no saber como arreglar la amoto del colega de Vanilla, la desmontan y ponen todas las piezas una a una en el suelo, bien ordenaditas. Yo tengo un colega mecánico que no hace esas cosas, sino más bien tirarse tres días para una reparación de media hora para cobrarte cuatrocientas horas de mano de obra.

    La visión de todas esas piezas puestas en el suelo causa hilaridad a todos los presentes, menos al propietario de la moto. A mi no me hizo puta la gracia la escena, pero debe de ser alguna broma privada tipo zen.



POR HOY LO DEJAMOS. ESTAD ATENTOS A LA SEGUNDA PARTE DE ESTA EMOCIONANTE CRÍTICA.

MIENTRAS TANTO, NO DEJÉIS DE RAPEAR, BAILAR Y MINERALIZAROS Y SOBRETODO, NO OLVIDÉIS ESTAS SABIAS PALABRAS. ¡PUEDEN SALVAROS LA VIDA O HACER QUE OS ENCAMEIS!: ¡Deja a ese mamón y únete al campeón!


Hablaba al principio de los pantalones, 
¿pero qué me decís de estas molonas gafas?


21 comentarios:

  1. Aqui teneis la primera parte de la critica.El "diccionario" que se "adjunta" aun no esta acabado,asi que tendreis que esperar un poco mas.

    Los videos que hay posteados son de un tipo que ha puesto la peli entera en youtube.COmo los cachos son muy largos,hay bastante accion que se comenta despues de cada video,de ahi que haya algunos trozos de texto sin video.

    Aprovechadlos para ver la peli entera(aunque os perdais el inenarrable doblaje español!!)

    ResponderEliminar
  2. Madre nia madre mia, que obra maestra de mierda. De momento parece que deja a la altura del betún a mi nuevo clásico casposo que en breve criticaré "Turbulence 3: Heavy Metal" ("Turbulence 3: Secuestro en la red").
    Gran artículo. De momento está genial, pero parece que aun será mejor la segunda parte.

    ResponderEliminar
  3. Hola Dani, la verdad que me entusiasma mucho tu forma de analizar el cine. Forma de la que me siento muy cercano en la comparación con los mitos y esas cuestiones que tanto me interesan. Qué desafortunada fue la carrera de Vanilla Ice después. Saludos!

    ResponderEliminar
  4. Budokan:Un placer tenerte por aqui de nuevo! Mi critica es sobretodo una burla a todos los criticos sesudos (como aquella crítica de Spiderman 3 que publicó Milgrom,digna de estudio)

    Y es que nos olvidamos que la raíz del arte es precisamente el ENTRETENIMIENTO.Nadie mira un cuadro o una pelicula porque le obliguen, sino para sentir algo o pasar un buen rato.

    Así pues,como todo el mundo ataca la pelicula, yo me dedico a intentar verle su lado "artístico"

    Iros a amazon.com y mirad los comentarios de la película. No hay tío que no la despanzurre o se burle de ella cruelmente. Eso en BlogCaspa se ha acabado!

    Sobre Vanilla Ice,la verdad es que al cabrón se le acaba cogiendo cariño.Y es que el tipo baila y canta muy bien!

    ResponderEliminar
  5. En primer lugar quiero unos pantalones como los de Vanilla en la portada de la película. No en serio, esos colores tan 90´s me molan cantidubi.

    Después, lo que cuentas me produce sentimientos enfrentados. Por un lado, me molaría ver la película porque las mierdas de este calibre me atraen. Por otro lado, y sobre todo después de ver el video del caballo y la moto amarilla, me dan ganas de escupirle en el ojo a Kellog, después de partirme el culo.

    Abuso de la camara lenta, Naomi Campbell cantando (se parece en esta peli a la mazizorra aquella que querían liar con Jeffry en uno de los primeros capítulos del Príncipe de Bel-Air), un señor que no sabe actuar...mierda pura. No sé si verla o no, porque aunque el rap no me desagrada del todo, eso de un tío que diga su guión rimando todo el tiempo, sólo me mola cuando es un cuarteto de Carnaval de Cádiz o un musical. Abrazos!

    ResponderEliminar
  6. Una vez más, Dani clavando la crítica. Esperamos ansiosos la 2ª parte.
    Mira que me caía mal Vanilla Ice, pero ha conseguido que sienta cierta lástima por él. La verdad, pasar de "el que por ser blanco no me vea como un verdadero rapero puede besarme mi blanco culo" a regalar cds y que la gente no los quiera... ha de ser un trauma de narices para un ego como el suyo.
    Sobre las burlas a críticas "inteligentes" estoy totalmente de acuerdo. En estas ocasiones siempre me viene a la cabeza una frase del dios Francisco Ibáñez: "Para el arte y lo bonito ya está el Museo del Prado". Hay sitio para todo, para la artesanía y para las palomitas, no hay porque centrarse únicamente en una orientación u otra.
    Saludos a todos.
    ¡QUE LA FUERZA OS ACOMPAÑE!

    ResponderEliminar
  7. Bueno, debo de admitir que en cuanto a gustos musicales, no tengo o soy de "gusto total", vamos que considero que en todo tipo de música siempre puedes encontrar algo bueno, excepto del reggaeton claro (aunque no tengo muy claro si definirlo como música). Con ello me vengo a referir que para mi los vinilos de "To the extreme" y "Extremely Live" de Vanilla Ice les tengo mucho cariño y de vez en cuando los escucho.
    Aunque en general me parezca un sacrilegio las versiones rapeadas de clásicos del pop-rock (como la de Every breath you take), la de Under Pressure de Vanilla me parece magistral y aun me sigue gustando.

    Hace años visité por 1ª vez su web y me dio bastante rabia lo que contaba (en ese momento pasó de parecerme chulo y repelente a un tio sincero, honesto y amargado). Contaba que despues de haber vendido casi 20 millones de discos dos años despues pasó a vender 1.700.000 con su tercer disco. Se dio cuenta de que no era más que un pelele de la industria discográfica y de fans carentes de cualquier gusto y que se van con la estrella del año. Vanilla Ice dos años despues ya no era tan "cool" y Ice Ice Baby era un canción anticuada.
    Con su cuarto disco decidió hacer algo más serio. Letras más serias y menos hablar de lo guay que soy y como mola mi moto. Resultado: menos de 100.000 copias vendidas, nulo interés por parte de los fans y ningun apoyo por parte de los medios ni de la compañia discográfica que no se gastó ni un euro en promoción.
    Todo el mundo le habia dado la espalda porque ya no era tan "cool" y queria hacer una música más seria y menos comercial.

    ¡¡PUTA INDUSTRIA Y FANS DE MIERDA!!

    Conclusión: la única salida que le quedaba al entrañable Ice para soltar su furia interna era hacer ¡rap nu metal!

    ¡¡PUTA INDUSTRIA Y FANS DE MIERDA!!

    Viva Vanilla.
    ¡¡Aún queda gente que te quiere!!

    ResponderEliminar
  8. Y ya que estamos con el tema "Caídos de los 90", mirad esto:

    http://www.metro.co.uk/fame/article.html?in_article_id=37606&in_page_id=7


    ¡No me negaréis que promete, jajaja!

    ResponderEliminar
  9. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  10. Por cierto, amigos del blogcaspa. Esta magnífica review tiene su base en un proyecto que Dani, yo y Caspian tenemos en mente: montar un Caspofesti especial de los nuestros dedicado a películas de cantantes debutantes en el cine. No incluiríamos las evidentes como "El Guardaespaldas" de W. Houston, "Mad Max III: Más alla de la cúpula del Trueno" de Tina Turner, "El escándalo de Larry Flint" de Courtney Love, "8 Millas" de Eminem o "Baila Conmigo" de Chayanne, porque nos gusten o no son películas bien hechas.
    La lista seria (aunque cada vez que lo comentamos recordamos una película más):

    "COOL AS ICE" (Vanilla Ice)
    "CROSSROADS. HASTA EL FINAL" (Britney Spears)
    "GLITTER. TODO LO QUE BRILLA" (Mariah Carey)
    "SPICE WORLD: THE MOVIE" (Spice Girls)
    "PURPLE RAIN" (Prince)
    "200 MOTELS" (Frank Zappa)
    "SUPERNOVA" (Marta Sanchez)

    Y quizás me deje alguna, ¿verdad Dani?
    Aunque ya me apuesto lo que sea a que por goleada la más delirante es la de Zappa y la más cutre y casposa la de Marta Sanchez, seguro.

    ¡Qué Dios nos coja confesados!

    ResponderEliminar
  11. Tíos he vuelto. Y cabrones, que pedazo crítica. A mi el rapero blanco que me marcó sin duda fue Snow, da Man. Una cosa que me extraña de los raperos 80-90's es su fijación por los nombres relacionados con el frío: Snow, Vanilla Ice, Ice Cube y Ice-T (estos dos siempre me han hecho mucha gracia.Cómo ir de megamalo matón y apodarse, cubito de hielo y té helado es delirante siempre me pareció fascinante. Me imagino la situación: ¡¡Mamá en el cole un niño negro que se llama Té Helado me ha pegado!! y luego encontrarte a la megamole. Porqué no se apodaría Max Power, o Maximum Overdrive, o Fist in your Face, nombres más acordes. Aunque lo que clama al cielo es el Eminem, llamarse como unas putas golosinas, menos mal que en España todavía no ha salido un rapero que se llame Lacasitos.

    ResponderEliminar
  12. Muy bueno Milgrom tu comentario,a mi tambien me parece un poco ridícula la manía de los raperos negros y blancos de parecer tipos duros 24 horas al dia.Puedes acabar como Ice Cube, haciendo comedietas de mierda como un Eddie Murphy mas.

    POR CIERTO, ME HE QUEDADO SIN INTERNET, ASI QUE NO SE CUANTOS DIAS ESTARA EL BLOG SIN ACTUALIZARSE. ESPERO QUE SE ARREGLE PRONTO EL PROBLEMA.NO SE VAYAN QUE EN BREVE CONTINUARA EL ANALISIS DE "COOL AS ICE" ASI COMO NUEVAS CRITICAS DE ALBERT.

    ResponderEliminar
  13. Pues nada, os espero impaciente. Deseo que no sea nada demasiado grave el asuntillo de la pérdida de internet.

    ResponderEliminar
  14. Milgrom, Milgrom, todos sabemos que Max Power no hay mas que uno...
    Pues me ha molado mazo el post, Dani, me le he estudiado con detenimiento y lo he flipado. Reconozco mi gran desconocimiento hacia las pelis casposas, pero sin duda me veo fuertemente atraído por ellas, así que no dudo en que utilizaré vuestro blog para iniciarme ;)
    Así que junto con las pelis de serie B del Jorge y las vuestras ya tengo cubierto el aspecto cienmatografico de las pelis casposas que tanto me fascinan.
    Te linko, o como se diga, si no te importa.

    ResponderEliminar
  15. ¡¡Tienes que regresar, dani!! ¡¡NECESITO leer la segunda parte de este artículo!!

    ResponderEliminar
  16. Gracias a Deikakushu y a Kike por vuestros amables comentarios (y "linkadas")

    Parece ser que los problemas se han arreglado,asi que supongo que el miercoles estará la segunda parte (es que mañana los sufridos polacos tenemos fiesta,jeje)

    Kike,por cierto,de tanto blog no sabia donde mirar! Con lo vago que soy para linkar,tendré verdadero trabajo para linkarlos todos!

    Deikakushu: El blog de Jorge es de obligada referencia para cualquier caspero que se precie.Somos como primos hermanos,aunque él se ocupe mas de la serie B más cuidada.Aqui priman las cremalleras de los trajes de goma,los hilos de las naves y los maquillajes de la Señorita Pepis.

    Gracias de nuevo y saludos para todos!

    ResponderEliminar
  17. la vi cuando tenia 12 años y me fascino es alucinante el film, se la recomiendo a todos del estilo viva el rap........Milton de bolivia cochabamba punata el lobito ferroz!!!!

    ResponderEliminar
  18. Hola,soy sebastian Del Pópolo de argentina.A la peli la vi hace 8 años y me gusto mucho...es una buena peli para ese entonces...escucho hip hop y me gusto mucho la banda sonora de la peli...mi critica es obviamente buena...vanilla es un idolo y lo banco a muerte.felicitaciones por el blog,se lo merece ICE,saludos de Argentina....
    P.D.:este es mi blog por si les interesa tener un contacto argentino: trepano.blogspot.com ,es el blog de mi banda .... chau

    ResponderEliminar
  19. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar
  20. Oye, Sebastian... no me digas que esta peli la doblaron en su pase en Argentina!! Si en español gallego es divertida, con vuestro argot debe ser sencillamente inenarrable!
    Mantennos informados!
    Un saludo para ti y todos nuestros colegas el otro lado del charco... y mucha suerte con el grupo!

    ResponderEliminar
  21. en esta pagina de peliculas hay puros estrenos RE-PELIS.COM/ es buena se las recomiendo

    ResponderEliminar